THE TALE. CUANDO LOS ABUSOS SE DISFRAZAN EN LA MEMORIA.

La película The Tale esta dirigida por Jennifer Fox. La directora de la película relata en ella de forma autobiográfica sus propias vivencias. En el film, una madre llama por teléfono a su hija porque ha encontrado unas cartas, una especie de relato o de cuento que su hija escribió con 13 años. La madre, alarmada por lo que allí esta escrito, llama a su hija para poder esclarecer con ella su pasado. Sin embargo, la hija no tiene ganas de explorarlo, hasta que las cartas y el relato son enviadas por su madre y no hay más remedio que afrontarlo, leerlo, sentirlo y verlo, es ahí cuando la protagonista de la historia empieza a encontrar diferencias entre su interpretación del pasado y el presente, y a recomponer algunos aspectos de su infancia, que habían quedado disfrazados o transformados en bellas historias para poder sobrevivir. La película es muy intensa y sobrecogedora desde el inicio, enseguida el espectador se deja llevar por la atmósfera que rodea a esta niña, la pequeña de una familia con muchos otros hijos y con unos padres con problemas en su relación de pareja. Jenny encuentra pronto en la hípica y es sus entrenadores, la Sra G y el entrenador Allen, un motivo para sentirse especial e importante, una forma de tener una identidad más valiosa y de sentirse interesante para alguien, intentando ser la mejor alumna de la clase. La película explica muy bien a mi entender varios temas importantes: -El tema familiar, como las familias a menudo no quieren ver o niegan cosas que pueden estar ocurriendo a sus hijos por motivos varios como indiferencia, negligencia, negación, o traumas propios que impiden afrontar adecuadamente situaciones traumáticas para los propios hijos. -El tema del abusador, como una persona adulta traumatizada o psicopática o bien antisocial, puede reproducir el abuso en su edad adulta con otras personas a las que somete y como su forma de entender el abuso está justificada, es decir, en la mente del abusador las relaciones son consentidas, se hacen un favor recíproco, la víctima es quien provoca el abuso. El abusador esta insensibilizado hacía las emociones infantiles y las manipula, las reinterpreta y las minimiza absolutamente. -El tema de la víctima. Para sobrevivir a una experiencia traumática la mente disocia aquellos episodios emocionalmente perturbadores y los transforma o los entierra para poder seguir adelante. En muchas ocasiones, la víctima ha de justificar la conducta del abusador, entenderla, creer que es fruto del amor, que es algo consentido entre dos personas o que es fruto de sus problemas personales e incluso llega a pensar que ella es la que controla al abusador. La película es dolorosa de ver, por lo realista e impactante de la misma, pero tiene un alto componente terapéutico para poder explorar en nosotros mismos cuantas veces hemos podido normalizar o anular experiencias emocionales penosas, sólo por el hecho de sentirnos queridos para alguien importante en nuestras vidas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ABUSOS SEXUALES: NO TENGAS MIEDO!

QUÉ HACEMOS CON MAISY: EL IMPACTO DEL DIVORCIO EN LOS HIJOS

GILDA