QUÉ HACEMOS CON MAISY: EL IMPACTO DEL DIVORCIO EN LOS HIJOS

La película está dirigida por Scott McGehee y David Siegel y es del año 2012. Narra la historia de una niña de seis años llamada Maisy (Onata Aprile), cuyos padres se están divorciando. Está basada en una novela de Herny James, del mismo título.

La madre de Maisy es Susanna (Julianne Moore), una madura estrella del rock, venida a menos, que lucha por seguir en el candelero. Su vida es estar siempre nerviosa, preocupada, en su mundo, mirando cómo conseguir el éxito personal y profesional y rodeada siempre de amigos y colegas de trabajo. Susanna lleva una vida estresante, angustiosa, preocupada, no tiene tiempo para Maisy, no tiene una mirada sensible con Maisy y si la tiene en alguna ocasión, es pronto desplazada hacía sus propias necesidades narcisistas y no hacía las de su hija. En muchas ocasiones Susanna le habla a Maisy mal de su exmarido, que es su padre, en otras Susanna la abandona para irse a trabajar, en muchas otras Maisy ve a una madre perdida, abrumada, histérica y ausente que no puede conectar con sus necesidades afectivas, sobre todo con sus necesidades de seguridad, protección y estabilidad afectiva. 

Aprovechando esta situación, el padre de Maisy, Beale (Steve Coogan), un importante marchante de arte, lucha para quitarle la custodia a su exmujer, con todo lo que tiene, y con todo lo que puede. Finalmente lo consigue, para sorpresa de Maisy, al llegar a casa de su padre, la que era su niñera, es ahora la mujer de su padre y Maisy tendrá que afrontar todas estas traiciones. 

¿Cómo puede afrontar una niña de 6 años todo este torbellino emocional? 
En la película vemos como Maisy se insensibiliza a todo, tiene una mirada como anestesiada, no da importancia a nada, esta como pasiva, como espectadora de todo lo que va ocurriendo, sin poder manifestar nada, tratando de sobrevivir adaptándose a las incompetencias de los padres en todos los terrenos de su vida. Maisy pronto aprende a ser autosuficiente, no depender de nadie, no buscar ayuda, ir a su aire, adaptarse a los cuidadores que van pasando en su vida y desconfiar de cuando le proponen algo que parece seguro. El impacto de un divorcio mal llevado sobre los hijos es altísimo, porque los niños se pueden sentir utilizados como arma arrojadiza para hacer daño al otro progenitor y esto les coloca en un conflicto de lealtades, a quién querer para que ninguno se enfade? Cómo estar con mamá, queriendo a papá? Y cómo estar con papá, queriendo a mamá?

Los niños son víctimas inocentes de las frustraciones de unos padres que no saben asumir emociones propias, quizás por sus propias infancias traumáticas. Los niños, pueden sentir que no valen, que son una carga para los padres, que los padres estarían mejor sin ellos, que mejor no haber nacido porque es por ellos que los padres discuten tanto, que quizás si ellos no estuvieran el papá y la mamá llevarían mejores vidas. Es decir, los niños tienden a culpabilizarse de los problemas que los padres muestran y a sentirse inseguros, frágiles, indefensos, impotentes y poco valiosos. 

Es muy común en el futuro de estos niños que tengan luego dificultades para establecer relaciones de apego seguras y sanas pq tienden a evitar las relaciones de intimidad, ya que al haber sufrido tanto de niños en sus relaciones parentales, siempre están defendiéndose de ese dolor y evitan las relaciones de intimidad real, teniendo muchas relaciones superficiales o no teniendo apenas relación con nadie. 

La película es una joya, porque se ve a unos padres tan ocupados de sí mismos, que llegan a utilizar a sus propias parejas para que sean ellas quienes se encarguen de la niña. Así la niñera de Maisy que se ha casado con su padre, y el segundo marido de Susanna, que es camarero, acabarán dándose cuenta de que Maisy no merece unos padres como los que tiene y ocupándose de ella y reconstruyendo una familia propia, lo que nos hace ver, que a pesar de la biología, si unos padres biológicos no son capaces de cuidar de sus propios hijos, lo más sano puede ser aceptarlo y delegar en otros una parentalidad positiva que ofrezca al niño apoyo, seguridad y un lugar estable donde poder desarrollarse y construir una identidad propia.
Resultado de imagen de que hacemos con maisie

Comentarios

Entradas populares de este blog

ABUSOS SEXUALES: NO TENGAS MIEDO!

LA FAVORITA, LOS JUEGOS DE PODER EN LAS RELACIONES

VIAJE AL CUARTO DE UNA MADRE